Armenia espera de Rusia una hoja de ruta sobre el corredor de Lachin

Tiflis, 29 dic. Ereván espera que Moscú presente una hoja de ruta para reabrir el corredor de Lachín, entre Armenia y Nagorno Karabaj, bloqueado por Azerbaiyán el pasado 12 de diciembre, declaró hoy el primer ministro armenio, Nikol Pashinián.

“¿Cómo valora Rusia la situación en el corredor de Lachín y cuál es el plan de Moscú para desbloquearlo, cuál es la hoja de ruta que preparan para restablecer el tránsito por el corredor? Nuestro Gobierno espera de Rusia estas respuestas”, afirmó en una reunión del Ejecutivo armenio, según agencia armenia Armenpress.

Pashinián indicó que “si Rusia, por circunstancias objetivas o subjetivas no puede garantizar la estabilidad en Karabaj, Moscú debe iniciar el debate en el Consejo de Seguridad de la ONU para otorgar a los pacificadores el correspondiente mandato de Naciones Unidas”.

El jefe del Gobierno armenio señaló que en caso contrario, Rusia debe plantear ante la ONU la necesidad “de enviar a Karabaj un grupo pacificador multinacional adicional”.

El primer ministro subrayó que existen preocupaciones “que demandan una solución rápida respecto al mandato de los pacificadores rusos”.

“Azerbaiyán cerró el corredor de Lachín y esto es una violación flagrante de los compromisos internacionales”, señaló, al pedir cuentas a Rusia, al que calificó de “garante de la seguridad del pueblo de Nagorno Karabaj”.

Pashinián recalcó que su país “debe cooperar estrechamente con Rusia y otros socios internacionales en la solución de estas cuestiones”, al señalar que Ereván está abierto “a continuar las conversaciones de paz con Bakú, la delimitación de las fronteras y el desbloqueo de las comunicaciones”.

Además, denunció que “todo indica que Azerbaiyán prepara una nueva provocación militar, en particular en Nagorno Karabaj”.

“Ereván apoya la presencia del contingente de pacificadores rusos en el Karabán, pero considera inadmisible la posición de observador callado ante la expulsión de armenios”.

El acuerdo al alto al fuego que puso fin a una guerra de 44 días en Nagorno Karabaj entre Azerbaiyán y Armenia en 2020 estableció que el corredor de Lachín estaría bajo control de las tropas de paz rusas desplegadas en la región y que Azerbaiyán no impediría el tránsito por esta ruta.

Bakú acusó a los armenios de Karabaj de explotar ilegalmente unos yacimientos de minerales en violación de las leyes de Azerbaiyán, y apoyó la presencia de presuntos activistas azeríes que bloquearon en corredor de Lachín para exigir un monitoreo de los yacimientos y el fin de presuntas prácticas ilegales.

El Consejo de Seguridad de la ONU pidió el pasado 20 de diciembre a Bakú reabrir la conocida en Armenia como “la ruta de la vida” con Nagorno Karabaj, para evitar una catástrofe humanitaria en la región.

También los dirigentes de varios países hablaron con autoridades azerbaiyanas para conseguir ese objetivo.

No obstante, en Bakú aseguran que responden a las llamadas telefónicas por “cortesía política” y no cambiarán su postura. EFE

mv-mos/jac

Armenia espera de Rusia una hoja de ruta sobre el corredor de Lachin